Ein Todeskuss oder eine Königsheilung: Ein unglücklicher vs. glücklicher 13. Zusatzartikel zur Verfassung

(nur verfügbar in Englisch und Spanisch)

Un baiser de la mort ou un remède d’un roi : Un malchanceux contre chanceux treizième amendement

(disponible uniquement en anglais et en espagnol)

A Kiss of Death or a King’s Cure: An Unlucky vs. Lucky Thirteenth Amendment

On January 31, 1865, the U.S. House of Representatives passed what would become the 13th Amendment to the Constitution, abolishing slavery and involuntary servitude except as a punishment for crime.  As vividly portrayed in Steven Spielberg’s 2012 movie, it was Abraham Lincoln’s greatest legislative victory.  Once ratified by the requisite number of states, it would bring the nation’s policies and practices one huge step closer to matching the ideals of liberty and equality espoused in the Declaration of Independence; to borrow the President’s language at Gettysburg, it would signal a “new birth of freedom”.  Ratification would in fact happen quickly, by the end of the year, but unfortunately for Lincoln, this would be eight months after his untimely death.

That the Constitutional Amendment bearing the number thirteen turned out to be such a ‘lucky’ one for the future of the country is all the more remarkable given that it very well could have been just the opposite!  Just four years earlier, with the threat of civil war hanging in the air, a very different 13th Amendment was passed by Congress in a final attempt to pacify the South and avert war.  If it had been ratified by the states, it would likely have turned out to have been a rather unlucky occurrence in the nation’s history, a ‘kiss of death’ to liberty and equality.

This earlier proposed amendment, passed by Congress just two days before Lincoln was sworn in as President, stated: “No amendment shall be made to the Constitution which will authorize or give to Congress the power to abolish or interfere, within any State, with the domestic institutions thereof, including that of persons held to labor or service by the laws of said State.”  Of course, in 1861 everyone understood perfectly that this referred specifically to the South’s ‘peculiar institution’ of human slavery.

Lincoln actually gave his tacit approval to this proposed amendment in his inaugural address: “holding such a provision to now be implied constitutional law, I have no objection to its being made express and irrevocable”.  The new President was undoubtedly hoping that it might avert bloodshed, and further hoping that the South would someday still abolish slavery on its own.  But this and all other attempts at a peaceful solution to the slavery issue would soon be swept away by the start of the Civil War.

Curiously, this earlier proposed 13th Amendment – the unlucky one which would have further entrenched slavery in the American system – is technically still pending before the states, as that was before Congress put ‘expiration dates’ on proposed amendments.  Of course, it is pretty much a moot point now since it would conflict with the actual 13th amendment, the lucky one which abolished slavery.

The actual 13th Amendment, by the way, was noteworthy for being the first to radically change some aspect of the Constitution.  In fact, some had opposed it for that very reason, arguing that it was more revolution than amendment!  It completely overturned a very important provision in the Constitution: instead of protecting slavery, the Constitution now outlawed it.  In stark contrast, the first ten amendments, the Bill of Rights, simply made explicit certain rights which many of the framers of the Constitution felt were already implicitly guaranteed, and the 11th and 12th Amendments served mostly to clarify or refine certain provisions in the light of practical issues and judicial decisions.

Others had opposed the 13th Amendment, or any new amendments for that matter, because by that time the Constitution was increasingly being viewed as a sacred and already perfect text.  There hadn’t been a successful amendment in over sixty years, still the longest-ever interval between amendments.  In addition, the number twelve is considered to denote completeness and perfection, while the number thirteen destroys that completeness and perfection.

The proposed 13th Amendment therefore had a lot going against it, and so Lincoln took no chances.  He actually signed the amendment, something which is not required, just as President Buchanan had signed the earlier proposal four years before; in fact, the 13th Amendment remains the only ratified amendment ever signed by a President.  More significantly, even though it might have endangered the amendment’s survival, Lincoln insisted that the southern states be a part of the ratification process so that it would be “unquestioned and unquestionable”.

Lincoln knew that the complete abolition of slavery, if finally accomplished, would be his legacy to history.  His Emancipation Proclamation two years before had been a good start, but it was a war measure and might easily be overturned in the future.  This constitutional amendment would be the permanent solution.  As he told a crowd on the very day it was sent to the states for ratification: “This amendment is a King’s cure for all the evils.  It winds the whole thing up.”  We can be thankful for the Great Emancipator’s vital role in ‘winding the whole thing up’ and finally ridding the nation of the scourge of slavery.

One final note: For the record, the first state to ratify the lucky 13th Amendment – and on the very day it was submitted to the states for consideration – was none other than Lincoln’s adopted home state of Illinois.  Perhaps her people felt a little guilty that they had been one of just three states to ratify the earlier unlucky amendment, and the only one of these three to not have rescinded it!

LinkedIn-LogoSquareKevin J. Wood

January 31, 2016

Un ‘beso de la muerte’ o un ‘remedio del rey’: Una desafortunada vs afortunada decimotercera Enmienda

El 31 de enero de 1865, la Cámara de Representantes de los EE.UU. aprobó lo que se convertiría en la XIII Enmienda a la Constitución, aboliendo la esclavitud y la servidumbre involuntaria excepto como castigo para un delito.  Como fue retratado vívidamente en la película de Steven Spielberg de 2012, fue la mayor victoria legislativa de Abraham Lincoln. Una vez ratificada por el número requerido de estados, llevaría las políticas y las prácticas de la nación un gran paso más cerca de igualar los ideales de la libertad y la igualdad propugnados en la Declaración de la Independencia; tomando prestado el lenguaje del presidente en Gettysburg, señalaría un “nuevo nacimiento de la libertad”.  De hecho, la ratificación sucedería rápidamente, antes de fin de año, pero lamentablemente para Lincoln, esto sería ocho meses después de su prematura muerte.

Que la enmienda constitucional que lleva el número trece resultó ser una tan ‘afortunada’ para el futuro del país, ¡es aún más extraordinario dado que muy bien podría haber sido todo lo contrario!  Apenas cuatro años antes, con la amenaza de guerra civil en el aire, una muy diferente XIII Enmienda fue aprobada por el Congreso en un último intento de apaciguar al sur y evitar la guerra.  Si hubiera sido ratificado por los estados, es probable que hubiera resultado de haber sido una ocurrencia bastante desafortunada en la historia de la nación, un ‘beso de la muerte’ (sentencia de muerte) a la libertad y a la igualdad.

Esta anterior enmienda propuesta, aprobada por el Congreso solamente dos días antes de que Lincoln jurara su cargo como presidente, expuso: “No se hará ninguna enmienda a la Constitución que autorizará o dará al Congreso el poder para abolir o interferir, en cualquier estado, con las instituciones domésticas del mismo, incluyendo la de las personas sujetas a mano de obra o servicio por las leyes de dicho estado”.  Por supuesto, en 1861 todos entendían perfectamente que esto se refería específicamente a la ‘institución peculiar’ del Sur, la de la esclavitud humana.

De hecho, Lincoln dio su aprobación tácita a esta enmienda propuesta en su discurso inaugural: “considerando que tal disposición es ahora un derecho constitucional implícito, no tengo ninguna objeción a que esté hecho explícito e irrevocable”.  Sin duda, el nuevo Presidente esperaba que podría evitar el derramamiento de sangre, y aún más, que algún día el Sur todavía aboliría la esclavitud por su propia cuenta.  No obstante, éste y todos los demás intentos de una solución pacífica al asunto de la esclavitud pronto serían arrastrados por el inicio de la Guerra Civil.

Curiosamente, esta anterior XIII Enmienda propuesta – la desafortunada que habría atrincherado aún más la esclavitud en el sistema americano – está técnicamente todavía pendiente ante los estados, ya que esto era antes de que el Congreso pusiera ‘fechas de caducidad’ a las enmiendas propuestas.  Por supuesto, esto es más o menos una cuestión puramente intelectual ahora puesto que entraría en conflicto con la actual XIII Enmienda, la afortunada que abolió la esclavitud.

La XIII Enmienda real, por cierto, era notable por ser la primera en cambiar radicalmente algún aspecto de la Constitución.  De hecho, algunos se habían opuesto a ella por esa misma razón, ¡argumentando que era más revolución que enmienda!  Dio la vuelta por completo a una disposición muy importante en la Constitución: en lugar de proteger a la esclavitud, la Constitución ahora la prohibió.  En marcado contraste, las diez primeras enmiendas, la Carta de Derechos, simplemente hicieron explícitos ciertos derechos que muchos de los redactores de la Constitución sentían que ya fueron garantizados de forma implícita, y la XI y la XII Enmiendas servían mayormente para aclarar o perfeccionar algunas disposiciones a la luz de asuntos prácticos y decisiones judiciales.

Otros habían opuesto a la XII Enmienda, o lo que es más, a cualesquiera nuevas enmiendas, porque para ese momento se consideraba la Constitución cada vez más como un texto sagrado y ya perfecto.  No había habido una enmienda exitosa en más de sesenta años, todavía el intervalo más largo entre enmiendas. Además, el número doce se considera como indicio de la plenitud y la perfección, mientras que el número trece destruye esa integridad y perfección.

Por lo tanto, la propuesta XIII Enmienda tenía mucho en su contra, así que Lincoln no se arriesgó en nada.  Firmó la enmienda, algo que no se requiere, así como el Presidente Buchanan había firmado la anterior propuesta cuatro años antes; de hecho, la XIII Enmienda sigue siendo la única enmienda ratificada jamás firmada por un presidente.  Más significativamente, a pesar de que podría haber puesto en peligro la supervivencia de la enmienda, Lincoln insistió en que los estados del sur fueran parte del proceso de ratificación para que sea “indiscutible e incuestionable”.

Lincoln sabía que la abolición total de la esclavitud, si finalmente se logró, sería su legado a la historia.  Su Proclamación de la Emancipación hace dos años había sido un buen comienzo, pero fue una medida de guerra y podría ser fácilmente revocada en el futuro.  Esta enmienda constitucional sería la solución permanente.  Como le dijo a una multitud el mismo día en que fue enviada a los estados para su ratificación: “Esta enmienda es un ‘remedio del rey’ para todos los males.  Da por terminado todo el asunto.”  Podemos estar agradecidos por el papel vital del Gran Emancipador en ‘dando por terminado todo el asunto’ y finalmente librando a la nación del azote de la esclavitud.

Una nota final: Que conste que el primer estado en ratificar la afortunada XIII Enmienda – y en el mismo día en que fue presentada a los estados para su consideración – no era otro que Illinois, el estado adoptivo de Lincoln.  Tal vez su gente se sentía un poco culpable de que había sido uno de solamente tres estados que había ratificado la anterior desafortunada enmienda, ¡y el único de estos tres que no la había rescindido!

LinkedIn-LogoSquareKevin J. Wood

el 31 de enero de 2016