El Tribunal Supremo: ¿La última palabra? (Además, Lincoln habla de la construcción inmobiliaria)

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos normalmente recibe mucha menos atención que los otros dos poderes del gobierno federal, excepto por supuesto cuando emite decisiones muy significativas o polémicas. Tal fue sin duda el caso esta semana con los fallos del Tribunal sobre la Ley de atención médica asequible (“Obamacare”) y, muy especialmente, el matrimonio homosexual.

Ahora que el Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre estos asuntos, esto significa que han sido resueltos para siempre, ¿verdad? ¡Si y no!

Por un lado, un fallo del Tribunal Supremo no puede ser apelado ante ningún tribunal superior, por lo que en este sentido sus resoluciones son definitivas. Por otro lado, los fallos del Tribunal Supremo no siempre son la última palabra, sobre todo porque el poder reside en última instancia en la voluntad de la gente, no en el gobierno. La asamblea legislativa podría aprobar una nueva ley que aborda los asuntos que el Tribunal consideró inconstitucional, una enmienda constitucional podría cambiar la base subyacente del fallo, o el propio Tribunal Supremo podría revertir el fallo en un caso posterior. Aunque no es común, cada uno de estos ha ocurrido en el pasado.

De hecho, la XIV Enmienda de la Constitución, que fue la base del fallo sobre el matrimonio homosexual del Tribunal Supremo de ayer, ¡es en sí mismo un excelente ejemplo de cómo una resolución del Tribunal a veces no es la última palabra!

Entre los muchos factores que contribuyen a la Guerra Civil, uno era el sentimiento entre los norteños que una “conspiración esclavista” se había infiltrado en el gobierno federal con la intención de hacer que la esclavitud fuera legal a nivel nacional. Esto fue impulsado especialmente por el Tribunal Supremo, dominado por sureños, que en 1857 resolvió en Dred Scott vs. Sandford que el Congreso no tenía autoridad para excluir la esclavitud de los territorios, y también que los negros, incluso los que eran libres, no eran ciudadanos y por lo tanto no gozaban de las protecciones de la Constitución. El siguiente paso lógico del Tribunal sería resolver que ningún estado podría prohibir la esclavitud dentro de sus límites. Antes de que eso pudiera ocurrir, sin embargo, la guerra civil estallaría.

Abraham Lincoln dio una ilustración graciosa de cómo las fuerzas pro-esclavitud habían promulgado intencionalmente y de manera concertada una infraestructura de leyes con el fin de extender la esclavitud a los territorios en su famoso discurso “Una casa dividida” en 1858, cuando se enfrentaba al senador titular Stephen Douglas:

“No podemos saber absolutamente que todas estas adaptaciones exactas son el resultado de concertar de antemano. Pero cuando vemos una gran cantidad de vigas estructurales, las diferentes partes de las cuales sabemos que han salido en diferentes momentos y lugares, y por diferentes obreros – Stephen, Franklin, Roger y James, por ejemplo – y cuando vemos estas vigas unidas juntos, y vemos que mate exactamente la estructura de una casa o un molino, todas las espigas y las muescas exactamente encajadas, y todas las longitudes y las proporciones de las diferentes piezas adaptadas exactamente a sus respectivos lugares, y ninguna pieza demasiado mucho ni demasiado poco, – no omitiendo ni los andamios – o, si una sola pieza falta, vemos el lugar en la estructura exactamente encajado y preparado incluso para recibir tal pieza – en tal caso nos resulta imposible no creer que Stephen y Franklin y Roger y James entendían todos entre sí desde el principio y todos trabajaron en un plan o proyecto común elaborado antes de que se dio el primer golpe.”

Mediante el uso de solo los nombres de pila, Lincoln no estaba de ninguna manera tratando de proteger a los culpables: ‘Stephen’ era obviamente su rival Stephen Douglas, mientras que ‘Franklin’ era el expresidente Franklin Pierce, ‘Roger’ era el juez presidente del Tribunal Supremo Roger Taney, y ‘James’ era el actual presidente James Buchanan. Como solamente un ejemplo de cómo aparentemente conspiraron juntos, Buchanan afirmó en su discurso inaugural que acataría cualquier resolución dada por el Tribunal Supremo en Dred Scott vs. Sandford, y solo dos días después Taney anunció el fallo.

Pero, ¡qué diferencia unos años, y una gran y terrible guerra, ocasionaron! Después de la Guerra Civil, se aprobaron tres “Enmiendas de la reconstrucción”. La XIII Enmienda (1865) abolió la esclavitud y la servidumbre involuntaria a nivel nacional, salvo como castigo por un crimen. La XIV Enmienda (1868) facilitaba, entre otras cosas, los derechos de ciudadanía (anulando así Dred Scott vs. Sandford), el debido proceso legal (la base del fallo en 1973 del caso Roe vs. Wade acerca del aborto), y la igualdad de protección bajo la ley (la base del fallo en 1954 del caso Brown vs. Consejo de Educación en contra de las instalaciones “separadas pero iguales” para los blancos y los negros, así como del fallo sobre el matrimonio homosexual de ayer). Por último, la XV Enmienda (1870) prohibió negar a un ciudadano el derecho al voto por motivos de raza, tono de piel o condición previa de servidumbre.

Entonces, ¿es el asunto del matrimonio homosexual decidido para siempre en los EE.UU.? Tal vez sí, o tal vez no. Tardó solamente 11 años para anular por completo el fallo trascendental y aparentemente permanente del Tribunal Supremo (por nada menos que un voto de 7-2) relativo a si los estadounidenses negros podían ser ciudadanos. Al igual que con las preocupaciones de los norteños en aquellos tiempos que el Tribunal se pronunciaría que ningún estado podría prohibir la esclavitud, tal vez una consideración reflexiva de parte del pueblo estadounidense acerca de los próximos pasos lógicos en la definición del matrimonio jugarán una parte. Por ejemplo, si ninguna ley puede limitar el matrimonio a personas de sexos opuestos, ¿cómo puede una ley limitarlo a solamente dos personas, y no a tres o más?

Pase lo que pase con el matrimonio homosexual en los próximos años, esperemos y oremos que no tengamos que sufrir otra guerra civil, ya sea literal o figurado, como parte de ese proceso.

LinkedIn-LogoSquareKevin J. Wood

el 27 de junio de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *