La amable carta de Lincoln a una diminuta, pero admirativa, república

En esta fecha (el día 7 de mayo) en el año 1861, el presidente de la república más grande del mundo respondió a una curiosa carta enviada a él por los líderes de quizás la república más pequeña del mundo.

En ese momento, la moderna forma republicana de gobierno, que parecía ser tan prometedora durante la primera parte del siglo, entonces parecía condenada al fracaso.  Numerosas repúblicas en Europa y América habían demostrado ser efímeras y se habían deslizado hacia el caos político o habían revertido a monarquías, imperios o dictaduras.  De hecho, para muchas personas en todo el mundo, la crisis en los Estados Unidos decidiría finalmente la cuestión de si un pueblo podría gobernarse a sí mismo, de si el gobierno popular era una opción viable.

Unas semanas después de la inauguración de Abraham Lincoln, el gobierno de “la Serenísima República de San Marino” le envió una carta, escrita tanto en italiano como en inglés.  San Marino, que se considera la república más antigua del mundo, se encuentra en la parte norte de la península italiana, a unas diez millas tierra adentro del mar Adriático.  Su área es de solamente 24 millas cuadradas – menos de la mitad del tamaño de Washington, DC – y tenía solamente unos 7,000 habitantes en 1861.

La carta de los “Capitanes Regentes de la República de San Marino” a Lincoln decía lo siguiente:

… Hace ya algún tiempo que la República de San Marino desea hacer una alianza con los Estados Unidos de América de la manera que sea posible entre una gran potencia y un país muy pequeño.

Como creemos que no es la extensión de territorios sino la conformidad de opiniones lo que procura relaciones amistosas, estamos seguros de que le complacerá darle la mano a un pueblo que, en su pequeñez y pobreza, puede exhibirle una antigüedad de catorce siglos de su gobierno libre.

Ahora debemos informarle que para dar a los Estados Unidos de América una señal de alta consideración y sincera fraternidad, la ciudadanía de la República de San Marino fue conferida para siempre al presidente … de los Estados Unidos de América y estamos muy contentos de enviarle el título de la misma.

Estamos al tanto por los periódicos de las aflicciones políticas que ahora están sufriendo, por lo tanto, rogamos a Dios que les conceda una solución pacífica a sus asuntos.  Sin embargo, esperamos que nuestra carta no le llegue desagradablemente, y esperaremos ansiosamente una respuesta que nos demuestre su amable aceptación.

Para cuando Lincoln recibió la carta – se retrasó porque la enviaron a Nueva York, aparentemente pensando que esa ciudad era la capital – la Guerra Civil ya había comenzado, y el presidente y su administración seguramente estaban bastante ocupados.  Sin embargo, algo acerca de la carta impulsó a Lincoln y a su Secretario de Estado William H. Seward a enviar una respuesta igualmente amable, fechada el 7 de mayo:

Grandes y buenos amigos

He recibido y leído con gran sensibilidad la carta que, como los Capitanes Regentes de la República de San Marino, me dirigieron el día 29 del pasado marzo.  Agradezco al Consejo de San Marino por el honor de la ciudadanía que me han conferido.

Aunque su dominio es pequeño, su Estado es sin embargo uno de los más honrados en toda la historia.  Por su experiencia, ha demostrado la verdad, tan llena de estímulo a los amigos de la humanidad, que el gobierno fundado sobre principios republicanos puede ser administrado de tal manera que sea seguro y duradero.

Ustedes se han referido amablemente a la prueba a través de la cual esta República ahora está pasando.  Es una de profunda importancia.  Se trata de la cuestión de si una república representativa, extendida y engrandecida tanto como para estar a salvo de enemigos extranjeros, puede salvarse de los peligros de la disensión doméstica.  Tengo fe en un buen resultado.

Deseando que su interesante Estado pueda perdurar y florecer para siempre, y que puedan vivir mucho tiempo y disfrutar de la confianza y asegurar la gratitud de sus conciudadanos, ruego a Dios que les tenga en su santo cuidado.  Su buen amigo

Abraham Lincoln

Por el presidente

William H. Seward, Secretario de Estado

Es posible, por supuesto, que esta carta fuera escrita en su totalidad por Seward o incluso por uno de su personal administrativo, y que Lincoln tuviera poco o nada que ver con ella.  Pero cuando se considera que el mensaje de Lincoln al Congreso solamente dos meses después incluiría algunas de estas mismas ideas, y que ellas volverían a aparecer más tarde en otros de sus discursos y escritos, sobre todo en un pequeño discurso en Gettysburg, no sería del todo sorprendente si él sí tuviera algo que ver con ella.

En cualquier caso, la larga y continua existencia de quizás la república más pequeña del mundo fue un estímulo “que el gobierno fundado sobre principios republicanos puede ser administrado de tal manera que sea seguro y duradero”.  Sin embargo, una cosa es que San Marino y sus 7,000 habitantes, aislados en un enclave montañoso, perduren.

¿Resultaría cierto – podría resultar cierto – también para la república más grande del mundo, una que se extiende sobre todo un continente y que contiene 32 millones de personas?  Solo el tiempo, y una gran lucha, lo dirían.

Kevin J. Wood el 7 de mayo de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *